miércoles, 15 de agosto de 2012

REYNOLDS/BANESTO/ILLES BALEARS/CAISSE D'ÉPARGNE/MOVISTAR 2ª PARTE

En el año 1983 vuelven a rozar la victoria final en la Vuelta a España, en esta ocasión de la mano de Gorospe, que se hunde en la etapa que finaliza en Ávila a tres días del final y tiene que ceder el liderato al francés Bernard Hinault, el gran dominador del ciclismo en estos años. Como consuelo queda la victoria en tres etapas, de nuevo a cargo de Laguía y Hernández Úbeda, y en esta ocasión la tercera para Carlos Hernández, y además el habitual reinado de la Montaña para Laguía.
Había sido el primer año en que la Vuelta se retransmitía por televisión, y el territorio nacional se le hacía pequeño para el equipo. Así que, vuelven los ojos hacia el norte, atraviesan los Pirineos y se plantan en la línea de salida del Tour, donde los equipos españoles llevaban años sin participar.
Y lo hacen plantándole cara a los franceses, en este caso a Laurent Fignon, el discípulo de Hinault, que no podía defender su título debido al sobreesfuerzo de la Vuelta. Arroyo consigue el segundo puesto, además de ganar la etapa cronoescalada. También Perico Delgado demuestra sus posibilidades, tanto en la subida de los puertos como en la bajada. Su temeridad cuesta abajo hace que lo bauticen como el "loco de los Pirineos".
En 1984 se une Eusebio Unzué a la dirección del equipo, pero no ofrece los mismos grandes resultados del año anterior. En la Vuelta, a pesar de varios días de liderato, Perico acaba en la cuarta plaza fuera del pódium. Cumple el expediente de las victorias de etapa Julián Gorospe, que vence en las dos etapas contrarreloj largas.
En el Tour de Francia, repite con victoria de etapa Angel Arroyo, pero no puede hacer nada ante el dominio aplastante del equipo Renault de Hinault, Fignon y Lemond, que copan las tres plazas del podium. Y se acaba el año con victoria también en Francia, pero en el Tour pequeño, el Tour del Porvenir, en una etapa a cargo de un neoprofesional llamado Miguel Indurain, que algunos años más tarde será el amo indiscutible de la carrera de los mayores.
El equipo pierde capacidad en el año 1985, con la marcha de Arroyo al Zor, del que volverá al año siguiente, y de Perico al Seat-Orbea, donde consigue su primera victoria en al Vuelta a España. En la vuelta española, Laguía vuelve a conseguir de nuevo su reinado de la Montaña.
En Francia, nueva victoria de etapa, esta vez a cargo de Eduardo Chozas, en su único año en el equipo navarro.
En el año 1986 se mantiene la misma tónica, con el Reynolds como equipo secundario en el panorama ciclista. No faltan las victorias de etapa en la vuelta, en este caso doblete del francés Marc Gómez, y el habitual reinado de la Montaña de Laguía, y la etapa en el Tour de Gorospe. Parecen presagiar tiempos mejores la victoria de la general del Tour del Porvenir de Miguel Indurain, que también empieza a cosechar algunas victorias en carreras nacionales.

Fotos: www.sitiodeciclismo.net
           http://www.memoire-du-cyclisme.net/
Muchas gracias a Salvador de la Web: Temporada Ciclista, sin el esta entrada no sería posible, en próximos días publicaremos más entradas sobre el Reynolds/Banesto.

1 comentario:

  1. En la foto de arriba el ciclista del Reynolds es Julián Gorospe, en el Tour del 86, y creo que a su derecha pedalea Jean-François Bernard, entonces en La Vie Claire. Unos años después ambos serían compañeros de equipo en el Banesto.

    ResponderEliminar