LA VERDAD SOBRE ARMANDO BORRAJO

El sábado 18 de diciembre se suicido el ciclista Armando Borrajo, y para esclarecer lo que han contado los medios sobre la muerte del ciclista, su hermano Aníbal, ha escrito este mensaje para decir la verdad sobre lo ocurrido:
"Voy a intentar a través de este relato de aclararle a algunas personas que están confundidas la muerte de mi hermano ARMANDO BORRAJO.
Sé que para los que lo conocíamos bien o vivíamos el día a día es más fácil entender, pero para otros les puede generar confusión.
Armandito estaba en el mejor momento de su vida, con su mujer Verónica embarazada de 3 meses, un bebé que la pareja buscaba hace un tiempo para su hermana Ambar, la cual era la debilidad de su papá. Trabajaba en el negocio familiar, también entrenaba con sus alumnos ciclistas, teníamos un pequeño negocio en común de venta de vestimenta de ciclismo, y muchos proyectos más.
El viernes 17 viajé desde Aeroparque con mi papá hacia Catamarca porque sabíamos que Armando había sufrido un secuestro, cuando lo vi tenía lesiones en sus muñecas, en su cuello una marca, lesiones en sus piernas. Durante el viaje de vuelta hacia Bs As (n.d.l.r. Buenos Aires) le hice algunas preguntas, no muchas porque él estaba muy perturbado y en el fondo a mi lo único que me interesaba era tener a mi hermano con vida, y resguardarlo en casa. Pero lo que me dijo me alcanzó para entender muchas cosas después de su muerte.
Llegamos a la medianoche a casa, dormimos todos juntos en casa de papá, al día siguiente lo llevamos a un psiquiatra especialista del cual salió perturbado porque pensó que estaba con la gente que le había hecho mal.
Volvimos a resguardarlo en casa con toda la familia, hermanos, mujer, hija, sobrinos, cuñados, amigos. Por sus lesiones tuvimos que darle una inyección antitetánica, se puso nervioso, le dijimos: "no, no, tranquilo, después".
En un segundo corrió por las escaleras de mi casa como un gato, nosotros salimos detrás de él, abrió una puerta corrediza muy pesada como si fuera un papel, trepó por otras escaleras y corrió por las tejas, Adriana alcanzó desde un patio a gritarle "pensa en Ambar", él nunca se detuvo, corrió y corrió hasta que se le terminaron los techos de la cuadra, abrió sus manos como un ángel y se tiró de cabeza sin apoyar sus manos, Alejandro se tiró detrás, tiene un yeso en su pierna (eso se cura rápido), yo también tengo lesiones en mis dos talones (eso se cura aún más rápido).
Imagínense bajo la presión que estaba su cabeza para tomar esa decisión.
Imagínense las cosas que Armandito habrá pasado, habrá visto.
Imagínense qué le habrán dado, cómo lo habrán psicopateado.
El tenía una radio prendida en su cabeza que la pudo apagar.
Yo tengo dos hipótesis:
1) Se tiró por los efectos de la droga que aún duraban, y no sabía ni lo que hacía.
2) Se tiró por proteger a su familia después de todo lo que había ocurrido.
Muchas cosas no las quiso contar, se las llevo a la tumba, muchas cosas me contó, no es lugar ni momento para decirlas.
Espero que con este relato les alcance para enfrentar la verdad, no sean cobardes enfréntenla, acá no hay confusión, esto se fue de las manos, repito no sean cobardes, sé que es duro los entiendo, a mí me pasa. Me cuesta enfrentar la realidad de no tener más a mi hermano, de extrañarlo, asumir su muerte, de tener que escuchar a mi sobrina decir: "no fue el vecino quien se tiró del techo, fue mi papá", de saber que mi hermano escuchó el golpe de su cabeza contra el piso, de saber lo duro que es para mi hermana volver a su lugar de trabajo donde compartía el día a día, de saber que mi papá perdió a su negrito, por eso entiendo su miedo de enfrentar la realidad.
Lo que pasa es que a mi no me la contó nadie, yo la viví en carne propia, fui actor secundario de esta película de terror, por eso no me queda ninguna confusión, quedé loco pero no boludo.
Entiéndanlo, ARMANDO BORRAJO no se suicidó ni por depresión, ni locura, ni nada parecido, FUE EL HOMICIDIO DE UNA PERSONA INOCENTE que sólo quería hacerle bien al ciclismo, su pasión.
Voy a adjuntar una foto de Armando un día antes de su viaje hacia el norte, ése era mi hermano, Armandito, el Caco, Pushy. No el que me devolvieron en Catamarca, eso era ya sólo su cuerpo.
Por ultimo quiero agradecerles las demostraciones de afecto hacia Armandito y toda mi familia, y pedirles por favor si pueden difundir mi relato para que se sepa la verdad. Los quiero mucho".

Publicar un comentario

0 Comentarios