La «mejor carrera del año» para el Club Ciclista Meruelo fue en Balmaseda

La de Balmaseda fue, sin lugar a dudas, la mejor carrera para el Club Ciclista Meruelo de lo que llevamos de temporada. No sólo por los resultados individuales, que ya fueron buenos, sino porque por encima de ellos primó una imagen de equipo cohesionado y trabajado en el que cada corredora tenía claro su cometido.

En la carrera reina, la prueba elite y sub23, Nerea Nuño volvió demostrar su buen estado de forma y regularidad con un más que meritorio quinto puesto, sobre un recorrido mucho más duro que el de las pruebas anteriores. Es la tercera vez consecutiva que se aúpa al Top10 en esta Copa de España, y ahora pesa más aquella caída en Andarax (Almería), que probablemente ha privado a la asturiana de estar peleando la general del torneo.

Durante la primera fase de la carrera, Nuño estuvo arropada por la capitana Sandra Trevilla, así como Carla Nafría mientras Paula Díaz entraba en la escapada del día. En la entrada al circuito que encadenaba, por dos veces, el paso por Abellaneda y Beci, Irene Méndez, María Medina y Elena Pérez también trabajaron para la asturiana, que acabaría siendo la más rápida del grupo de las favoritas. Delante había entrado un trío con Natalie Grinczer (Bizkaia Durango) como vencedora.

También fue muy buena la actitud de las cadetes, siempre atentas en la parte delantera del pelotón, filtrándose en los intentos de corte y sin dejar que se fueran las rivales peligrosas. Ainara Albert, de menos a más durante la prueba y «muy arropada en todo momento» por el equipo, acababa tercera y volvía a subir al podio después un mal día en Dos Hermanas, aquejada de un agudo dolor de cabeza. Entre las compañeras, Lucía Ruiz entraba duodécima mientras que Marta Pérez era 18ª y Estela Domínguez acababa 20ª. Laura Ruiz entraría 33ª, Carolina Leonardo 37ª, Carolina Arregui 58ª y Julia Redondo tendría que abandonar por fuertes molestias en una rodilla.

Y un nuevo paso adelante, también, por parte de las corredoras del equipo junior. Carla Fernández terminaba séptima, y por detrás Lindes González (17ª) y Ana Ortega (22ª) estuvieron buena parte de la carrera en cabeza, consiguiendo acabar y puntuar también por equipos. La general de la Copa sigue todavía en el aire y hay dos pruebas por delante para que nuestras junior sigan avanzando.

«Ha sido un salto en todos los aspectos. En Dos Hermanas nos tuvimos un buen día y al llegar se notaba que muchas de las corredoras habían reflexionado. Se hizo un gran trabajo de equipo y, cuando se corre así, sólo queda felicitar a quienes han sido mejores. Las juveniles también van consiguiendo manejar poco a poco este difícil salto de categoría. Lo más importante es que han dado ese paso adelante, que disfrutan y que se les nota el compromiso de querer hacer las cosas bien. Están todas en el buen camino», explica José Luis San Emeterio.

Por su parte, Cristina San Emeterio valora la prueba elite y sub23: «Ya no es sólo el resultado, sino sobre todo la actitud que han tenido en carrera. El trabajo en favor de una líder. Sandra, Carla y Paula han estado atentas en la primera parte, y Mari y Elena estaban disponibles para echar una mano en la zona dura, ambas han mejorado en soltura y están más acopladas al equipo. Y luego Irene, que lleva una campaña de mucha regularidad. ‘Neri’ sigue progresando y demostrando que tiene un enorme motor», explica. La próxima parada, la Vuelta a Álava antes de empezar con el calendario UCI.

Comentarios