El Kometa Cycling Team vuelve a la Vuelta a Burgos con mucha motivación y con el buen recuerdo de Matteo Moschetti

41ª Vuelta Ciclista a Burgos
Del 13 al 17 de agosto

Abstraerse de la importancia emocional que tiene la Vuelta a Burgos para el espíritu del proyecto deportivo continental de la Fundación Alberto Contador es imposible. Aún se perciben frescas las alegrías de la celebración en 2018. En la etapa anterior, circunstancias de carrera, concluyó el último. En Castrojeriz, apareciendo por el lado derecho, sin apenas espacio con respecto a las vallas, emergió para conquistar una gran victoria para un proyecto recién nacido. Matteo Moschetti, el velocista italiano que saltó esta temporada al WorldTour de la mano del Trek-Segafredo, firmó aquel éxito inolvidable que refuerza el compromiso del Kometa Cycling Team por destacar en las carreteras burgalesas.

No es una carrera cualquiera y su recorrido presenta una gran dificultad, especialmente por la entidad de dos llegadas. De nuevo sin crono, los finales en alto del Picón Blanco, en Espinosa de los Monteros, y en Las Lagunas de Neila, donde volverá a acabar la carrera, serán las jornadas claves. Pero la llegada al Mirador del Castillo de Burgos y la meta en la Ciudad Romana de Clunia, ambas en cuesta, también pueden picar alguna que otra diferencia de segundos. Y siempre, el trasfondo de la promoción turística, de la publicitación del patrimonio y de lo pintoresco, de la geografía y de su mundo rural. La Vuelta a Burgos, toda una referencia en aunar lo deportivo y lo turístico.

El húngaro Márton Dina, segundo en la última edición de la Vuelta a Hungría, afrontará su segunda carrera en España, la primera por etapas, con muchas ganas de verse compitiendo en ascensiones de esa categoría. Junto a Dina, un equipo muy completo, con gran capacidad de sacrificio y pelea, compuesto por Juan Camacho, Antonio Puppio, Daniel Viegas, Diego Pablo Sevilla, Isaac Cantón y José Antonio García. La coincidencia de fechas con el Tour del Porvenir ha hecho que algunos corredores, como el italiano Stefano Oldani o el luxemburgués Michel Ries, hayan sido reclamados por sus respectivas escuadras nacionales para competir en Francia.

«Afronto esta Vuelta a Burgos con muchísimas ganas. Va a ser la gran carrera que haya hecho hasta ahora, por lo que se convierte en mi seguno «gran objetivo» de la temporada después de la Vuelta a Hungría», indica Márton Dina. «Es una carrera de gran prestigio, una cita clásica del verano. Además tomarán parte cuatro formaciones WorldTour, lo que la hará más dura. La tercera y la quinta etapa, los finales en el Picón Blanco y las Lagunas de Neila serán las que decidan la general. Para mí la gran cuestión va a ser la altitud. Esos finales tienen una altura superior a mis hábitos de entrenamiento. No puedo alcanzar esos 1.500 o 1.800 metros en Hungía. Confío en que me vendrán muy bien los cinco días que esté a 2.000 metros de altitud, una semana antes de la carrera, con motivo de la Copa del Mundo de mountain bike de Val di Sole [2-4 de agosto]. Creo que me ayudarán a sentirme mejor. Quiero mostrar mi mejor actuación en Burgos».

«Es una carrera con una gran participación y un recorrido muy duro, tengo muchas ganas de correr allí. Los finales en el Picón y en las lagunas son subidas de gran dificultad y trataremos de hacerlo lo mejor posible», concluye Isaac Cantón.

Las etapas
13 de agosto: Burgos – Burgos / Mirador del Castillo (161 km).
14 de agosto: Gumiel de Izán –  Lerma (154 km).
15 de agosto: Sargentes de la Lora/ Museo del Petrólego – Picón Blanco (153
16 de agosto: Atapuerca – Ciudad Romana de Clunia (174 km).
17 de agosto: Santo Domingo de Silos – Lagunas de Neila (146 km).

Comentarios