Matteo Fabbro, brillante octavo puesto bajo la lluvia y el frío de O Gran Camiño

El italiano Fabbro lideró al Team Polti Kometa en la complicada jornada con final en Chantada, y consiguió aguantar en el grupo de los favoritos tras los ataques del vencedor y líder Vingegaard (Visma). Un top-10 que le permite aspirar a todo en O Gran Camiño.

La segunda etapa de la carrera gallega se disputó bajo duras condiciones meteorológicas, con frío y lluvia casi constantes. Paul Double vistió el maillot de la montaña, tras su gran prestación ayer en el tramo ascendente de la contrarreloj, marcando el mejor registro. Sin embargo, no pudo pelear por mantenerlo. El terreno quebrado no dio respiro a los ciclistas, con una fuga inicial en la que estuvieron muy atentos Davide Bais y Andrea Pietrobon, formando un corte de 12 ciclistas.

Las diferencias llegaron a superar los 3 minutos, siempre buscando alguna opción pero conscientes del complicado final con una doble ascensión a San Pedro de Líncora que rompió la carrera. Antes, la lluvia y el frío hicieron mella en la escapada con Pietrobon descolgado y Bais tratando de mantener sus opciones, pero atrapado en ese bucle final.

Aceleraba el Visma Lease a Bike la carrera desde el pelotón, con Matteo Fabbro preparado para la batalla final. Pese a no poder seguir el ataque de Vingegaard, el corredor italiano mantuvo la rueda del resto de favoritos, coronó en una posición privilegiada y disputó el esprint final para ser octavo, idéntico puesto al que ocupa en la clasificación general.

Matteo Fabbro: «El equipo quería que estuviéramos delante en la fuga, se consiguió con Davide y Pietrobon, y todos los demás estuvieron ayudándome, cerca de mí en el pelotón. En las dos últimas subidas me colocaron en perfecta posición y ahí ya era cuestión de piernas. Traté de seguir a los mejores, aguanté con los favoritos y pude pelear por el top-10 en el esprint. Creo que puedo estar contento con el resultado, en mi primer día de competición realmente con el Team Polti Kometa».

Jesús Hernández: «Ha sido un día realmente duro. Los chicos han sufrido por el frío y la lluvia, hemos llegado a estar en algunos momentos a 3 grados, pero hemos sabido ser protagonistas. El equipo trabajó bien para tener a dos ciclistas por delante, que era la idea por si se rompía la carrera tener ciclistas de apoyo a Fabbro, el rendimiento suyo fue muy bueno y me quedo con ese top-10 frente a grandísimos corredores. Tiene mucho valor y toca pelear para mantenerlo».

Quedan aún dos etapas de O Gran Camiño, plagadas de montaña y con previsiones meteorológicas también complicadas. Mañana se disputarán 173 kilómetros entre Xinzo de Limia y Ribadavia, que incluyen un esprint bonificado a falta de 14 kilómetros para poner picante a la parte final.

Publicar un comentario

0 Comentarios