jueves, 27 de octubre de 2016

JESÚS HERNÁNDEZ

Hoy hemos entrevistado a Jesús Hernández, en los pasados Mundiales de Doha Jesús fue uno de los auxiliares de la selección española, además este año también estuvo trabajando en el Centro Mundial de Ciclismo en Suiza:

1.-¿Cómo empezó tu pasión por el ciclismo?:
Jesús: Fue como en muchas otras cosas, de forma inesperada. Con unos dieciséis años, un amigo me dijo una tarde de sábado que participaría en una prueba de BTT a la mañana siguiente, yo no tenía nada mejor que hacer y decidí acompañarle. En esa mañana de domingo ya quedé prendado de este deporte y su ambiente. Es más, gracias a ello mi vida cambió radicalmente para bien en muchos sentidos.

2.-Haznos un pequeño resumen de cómo fue tú día a día en Qatar:
Jesús: Este mundial ha sido especial en muchos sentidos por su ubicación. Estábamos en un país sin cultura ciclista y con una idiosincrasia muy diferente a la que podemos tener en Occidente. Por ello, muchas veces ha sido un reto sacar adelante el trabajo, pero por suerte somos un equipo grande y buen compenetrado. Con el paso de los días y con la rutina adquirida todo fue mucho más fácil.
Aún así, hacer un resumen es difícil pues cada día es siempre diferente, pero lo más habitual: entre las cinco y las siete de la mañana, dependiendo de horarios de competición y entrenamiento, bajamos a desayunar. Lo primero, preparar todo para que cuando los ciclistas bajen esté listo. Después ya desayunamos nosotros. Seguidamente bajamos al parking a terminar de preparar neveras, tanto para carrera como para entrenamiento, y meter tanto hielo como podamos en ellas.
Después, si toca ir a competición, pues las tareas típicas de la propia competición. Si nos quedamos en el hotel, siempre hay avituallamientos que preparar y/o compras que hacer. Además, en mi caso, he estado ayudando al cocinero, Lorenzo Pajares, tanto a mediodía como en la cena. Por la tarde masajes y tratar de adelantar trabajo para el día siguiente lo máximo posible. Y tras la cena, habitualmente, intentamos desconectar de algún modo.

3.-Siempre se ha dicho que un auxiliar es alguien polivalente, tanto hace un masaje, como prepara el avituallamiento o cocina, ¿cuál es la faceta que más te gusta a ti?:
Jesús: Tal como dices, el auxiliar debe ser capaz de cumplir cualquier tarea, por muy alejada que pueda parecer de otras funciones. Básicamente el auxiliar realiza toda aquella tarea que debe ser realizada y que, al pensarla, no sabrías a quién otorgársela.
Ciertamente me encanta este trabajo, en su globalidad. No sabría quedarme con una única parcela, pero es cierto que la cocina me gusta, por lo que preparar avituallamientos no me desagrada para nada. Pero también me encanta el momento competición y los masajes en camilla, donde no sólo el ciclista se relaja, sino también nosotros.

4.-¿Realizas algún otro trabajo que no haya nombrado?:
Jesús: Básicamente arriba hemos mencionado todos los trabajos, aunque quizá falte el de gestionar con el hotel todas las necesidades que vayan surgiendo, lo que en algunos acaba siendo una pequeña odisea.

5.-¿Tengo entendido que eres un buen cocinero, ¿hay algún plato que te pidieran en especial los ciclistas durante el Mundial?:
Jesús: Como decía, me gusta la cocina y no me desagrada tener que echar mano de la arrocera o las sartenes en algunas carreras, sin embargo, aquí teniendo al chef Lorenzo yo sólo soy un pinche que trata de ayudarle en lo que necesite. Él sí es bueno, juega en otra liga. Como cocina, yo únicamente me he encargado plenamente de los rice cake para carrera.
Si hubiese que destacar algo que suelan pedir, quizá sea eso. De hecho este año en el Centro Mundial de Ciclismo en Suiza donde he estado la mayor parte del año se acabaron haciendo famosos. Tanto es así que en este Mundial he cocinado alguna ración extra para los chicos que venían bajo el auspicio del WCC.

6.-De todos los ciclistas de la selección, ¿cuál es más maniático con la alimentación?:
Jesús: Todos y todas l@s ciclistas tienen sus propias costumbres. Su cuerpo es su medio de trabajo y cada detalle cuenta, por lo que tratan de cuidarse lo máximo posible. Sin embargo, y por suerte, tenemos suerte de tener una selección que lo hace fácil, sin haber ningún/a ciclista con manías insidiosas.
Quizá cabe destacar que en la mesa nunca faltan platos con aguacate y una cuña de parmesano.

7.-¿Qué tal se han adaptado a la selección los debutantes, los has visto más nerviosos?:
Jesús: Ciertamente, los debutantes, tanto profesionales hombres como del resto de categorías se han adaptado muy rápido. El grupo humano que hay generado ayuda mucho a ello. Quizá sí se les pudiese ver algo más nerviosos en un principio, pero después la selección era un grupo cohesionado en el que todos se ayudaron.
Lo que sí se vio fueron las ganas de que llegase la competición de cada uno, porque la semana se acabó haciendo muy larga en Doha sin salir apenas del hotel.

8.-¿Cuáles son los ciclistas que más dolores de cabeza te dan: los juveniles, los Sub23 o los élites?:
Jesús: Como digo, por suerte son un grupo relativamente fácil. Además, los auxiliares tenemos divididos los grupos, por lo que tenemos la responsabilidad sobre ese grupo en concreto, aunque después todos nos ayudemos en todo. Por ejemplo, yo estoy en teoría más con el grupo femenino, que gracias a llevar dos años trabajando con ellas, ha facilitado mucho el trabajo.

9.-¿Cómo afrontaste desde tu perspectiva las pruebas en línea, respecto al tema de la alimentación y de la hidratación, algo básico en esos días de tanta calor?:
Jesús: En Doha sufrimos temperaturas altísimas con un grado de humedad elevado, lo que nos llevo a una sensación térmica muy alta. Sin embargo, no creo que sea mucho mayor que en alguna etapa de Vuelta a España a mediodía por el sur de España.
Si bien es cierto que en este Mundial estuvimos prestando especial atención a la hidratación y estrategias para combatir las altas temperaturas. En cuanto a hidratación, tenemos seis neveras grandes más otras tantas pequeñas, hacemos provisión de cien kilos de hielo cada mañana en el hotel, en carrera el organizador nos proporciona hielo y agua, etc. Además recurrimos a las estrategias típicas como los chalecos de frío o entregar medias con hielos para llevar bajo el cuello, y otras menos frecuentes como que los profesionales el domingo salieron con un “camelback” lleno de agua y hielos.
Asimismo, en meta les recibimos con mucho líquido y toallas humedecidas en agua fría para ponerse sobre el cuello. También cabe destacar que además de los auxiliares viene con nosotros el doctor Iñaki Íñigo por si fuese necesaria su intervención, que por suerte no fue precisa.

10.-¿Al disputarse el Mundial en un circuito hizo que vuestro trabajo, a la hora del avituallamiento fuera más fácil o no es algo que influya?:
Jesús: Los mundiales siempre se realizan en circuito y suele estar todo muy bien organizado, por lo que ya conocemos la dinámica con la que trabajar. Lo que no es tan típico es lo que realizan mujeres y hombres élite: salir de otro punto para entrar al circuito y finalizar con vueltas al mismo, aunque parece que en Noruega el año próximo se repetirá esta estrategia.
En cuanto a la facilidad, al ser un circuito, como apuntas, se facilitan las cosas: disponemos de un box donde tener el material y no tener que desplazarnos, pues además de avituallamiento son los puntos de asistencia técnica, por lo que en todos hay, al menos, un mecánico con nosotros.

11.-¿Te ha pasado alguna anécdota graciosa en Qatar?:
Jesús: Una de las cosas que más me gusta de este trabajo es que se basa en una rutina dinámica, es decir, el trabajo acaba siendo siempre el mismo pero surgen continuamente imprevistos y situaciones nuevas que acaban convirtiéndolo en un reto. Además, al viajar mucho, acabas conociendo muchas culturas y costumbres diversas.
Con todo ello, las anécdotas son frecuentes, pero si tuviese que destacar alguna, me quedo con mi nombre. Ha dado mucho juego en cuanto el staff del hotel supo que me llamo Jesús, oscilando entre la sorpresa y la incredulidad. De hecho, en el restaurante del hotel me pidieron que bajase el DNI porque pensaban que les estaba “tomando el pelo”. Tras ello, las bromas fueron constantes por ambas partes.

12.-Es cierto que no se pudo ver el Mundial en directo en Qatar, porque ninguna televisión lo televisó:
Jesús: Es cierto que ninguna de las televisiones públicas del propio país y vecinos no lo televisaron, por ejemplo, en nuestro hotel no teníamos televisión por satélite. Por tanto, nos tocaba echar mano de los streaming de internet si estabas en hotel.
En carrera, por suerte, en los boxes disponíamos de televisión donde seguir las pruebas.

13-¿Quieres añadir algo más a la entrevista?:
Jesús: Me gustaría agradecer la oportunidad de contar un poco este Mundial tan especial desde el prisma de los auxiliares. Aunque nuestro trabajo, por definición, suele, y debe, estar a la sombra de los verdaderos protagonistas, poder aportar nuestro punto de vista siempre es un placer. En mi caso, un halago que haya sido yo el elegido para ello. Así que mil gracias por acordarte de este humilde servidor.

Fotos: Cedidas por Jesús Hernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario: