Las carreteras de Castilla y León, primera parada de un intenso ciclo de competiciones para el Kometa Cycling Team

34ª Vuelta a Castilla y León.
Del 26 al 28 de abril.

La de Castilla y León es la Comunidad Autónoma más extensa de España. Nueve provincias integran un territorio tan sumamente variado y rico en todo tipo de paisajes y orografías que por sí mismo podría alimentar una vuelta por etapas de quince días, incluso de tres semanas. Una región vastísima, con una densa historia detrás y poseedora de un enorme patrimonio en la que se extiende una de las dos mesetas de la Península Ibérica y en la que enraízan cuatro de sus grandes sistemas montañosos.

Con unas posibilidades inmensas, Castilla y León es una tierra de gran afición al ciclismo, cuna de muchos grandes corredores, que sustenta gran multitud de pruebas en todas las categorías, que ha sido sede de Mundiales de Ciclismo y que incluso llegó a contar con una prueba por etapas previa a la creación misma de la Vuelta Ciclista a España. Pero con su nomenclatura y planteamiento actual, la de Castilla y León es una prueba por etapas bastante reciente, nacida en 1985 y organizada sin interrupción desde 1991.

La Vuelta a Castilla y León es una prueba que logró negociar el temporal de la crisis reduciendo su número de etapas de las otrora habituales cinco hasta las tres que se vienen celebrando sin interrupción desde 2012, tres jornadas de ciclismo que se suelen vertebrar en torno a alguna efeméride de índole cultural u onomástico. El madrileño Alberto Contador, con tres victorias en su general final (2007, 2008, 2010), es el corredor con más éxitos absolutos de un palmarés donde le acompañan, con dos, el último ganador Rubén Plaza (2013, 2018) y Alfonso Gutiérrez (1986, 1987).

La de 2019 será una edición volcada con el Camino de Santiago, cuyo itinerario castellanoleonés inspira la prueba. No presenta grandes etapas de montaña, sí terreno rompepiernas, también expuesto al viento y, desde un prisma mucho más sentimental, llega el primer día a la localidad donde el equipo logró una de sus grandes victorias en 2018. Castrojeriz, meta entonces en la Vuelta a Burgos, y con éxito de Matteo Moschetti mediante, es un lugar de gratísimo recuerdo para la estructura continental de la Fundación.

Para el Kometa Cycling Team, que encara la primera de varias semanas consecutivas de competición, será la primera participación en esta carrera después de un primer año de vida donde, en estas fechas, compitió en tierras bretonas. Michele Gazzoli regresa a la competición con los colores del Kometa Cycling Team después de la fractura que sufrió durante el Tour de Antalya y frenó su dinámica en las llegadas masivas. El italiano acude a las carreteras castellanoleonesas con un equipo muy volcado en protegerle y prepararle las llegadas.

En este contexto Stefano Oldani, más versátil, y Samuele Rubino, un escalador puro, contarán con más libertad. Juan Camacho, José Antonio García, Antonio Puppio y Daniel Viegas completan su guardia pretoriana. “Me encuentro muy bien, he estado afrontando una concentración en altura en el Passo Maniva para preparar mejor las próximas carreras y el gran bloque de competiciones que está por venir. Me siento bien, me encuentro con grandes sensaciones y estoy deseando volver a competir”, aporta Gazzoli.

Las etapas
26 de abril: Belorado-Castrojeriz (181 km).
27 de abril: Frómista-Villada (170,3 km).
28 de abril: León-Villafranca del Bierzo (151,8 km).

Comentarios