Fenomenal broche al Campus ‘La Mafia se sienta a la mesa’ con Juan Pedro López y la ruta hasta la Virgen de Dorleta

La séptima edición del Campus de Selección ‘La Mafia se sienta a la mesa’ de la Fundación Alberto Contador concluyó este domingo con una jornada en la que la presencia de Juan Pedro López, próximo corredor del Trek-Segafredo, fue la gran atracción para la treintena de chavales que ha acudido este 2019 a la ciudad de Zaragoza, de nuevo su sede.

El sevillano, primer ciclista que alcanza la categoría WorldTour tras haber pasado por el Campus, departió con todos los asistentes sobre sus experiencias en el pelotón profesional, así como sus vivencias en el Campus, al que acudió en dos ocasiones, y su evolución posterior en las categorías júnior y sub23.

“La Fundación es como mi segunda casa, durante los últimos cinco años he estado más tiempo aquí que con mi familia. Para mí el Campus siempre ha sido un acontecimiento muy especial. El primer año no pude entrar en el equipo, pero no tuve ninguna duda en volver un año después para pelear por mi sueño, que era ser seleccionado y comenzar el camino para alcanzar algún día el profesionalismo”, explicaba López a una embelesada audiencia que no dudó en formularle las más diversas cuestiones.

Durante su intervención el lebrijano del Kometa Cycling Team continental transmitió, además, un mensaje muy claro a sus jóvenes compañeros de pedaladas dominicales: “Hay que pelear por los sueños, siempre hay que perseguirlos, pero también hay que ser consciente de que hay que trabajar muy duro, con humildad, con ganas de aprender. Hay días mejores, días peores, pero siempre hay que ser optimista y persistente”.

Juan Pedro López, posteriormente, compartió con todos los chicos la salida en bicicleta hacia la virgen de Dorleta, en las cercanías de Jaulín, en la que todos los asistentes participaron en la ya tradicional ofrenda floral a la patrona de los ciclistas. En esta salida, uno más del pelotón, tomó parte Javier Floristán, CEO del grupo de restauración ‘La Mafia se sienta a la mesa’. Sin el compromiso, la dedicación y la generosidad de la firma aragonesa sería imposible la celebración de esta iniciativa. “Me gustaría mandarle un agradecimiento enorme a los amigos de ‘La Mafia se sienta a la mesa’, estamos muy agradecidos por vuestro apoyo en esta iniciativa. El futuro del ciclismo español está en vuestras manos”, proclama Alberto Contador.

“Ha sido una edición muy interesante, estoy realmente sorprendido por el gran nivel de todos los chicos que han venido este año”, comenta Guillermo Gutiérrez, director del Kometa Cycling Team juvenil. “Unos chavales majísimos, con unos expedientes académicos destacables, educados, de buen trato y todos unidos por la pasión común por el ciclismo. Teníamos alguna incertidumbre después de la pasada edición del Campus, cuando el nivel fue espectacular y acabó alimentado un equipo irrepetible como el que hemos tenido este año”.

“Es una experiencia maravillosa para los chavales, pero también es muy gratificante para todos nosotros”, aporta por su parte el preparador físico del plantel juvenil Jorge Ramos. “Siempre es muy interesante ver cómo afrontan los diferentes juegos que les proponemos, como encaran las diferentes dinámicas de grupo y sobre todo verles disfrutar y pasárselo bien”.

“El objetivo primordial de este Campus es que todos los asistentes se lo pasen genial, se diviertan durante tres días en un entorno de convivencia. Que un chico no sea seleccionado para nuestro equipo junior no quiere decir ni mucho menos que no valga para el ciclismo, en absoluto, es una idea absolutamente errónea. Los muchachos y sus familiares nos trasmiten su satisfacción y eso es algo que nos alegra muchísimo”, concluye Gutiérrez.

Javier Floristán, CEO de ‘La Mafia se sienta a la mesa’: “Ya llevamos varios años organizando este campus en Zaragoza y la mayor satisfacción que tenemos es la de ver cómo chicos que estuvieron con nosotros hace unos años alcanzan el profesionalismo. Personalmente ha sido un placer poder pedalear en la salida de este domingo con él, charlar un rato y ver su entusiasmo con su llegada a un equipo WorldTour. Como me traslada, ahora viene lo verdaderamente difícil: mantenerse y hacerse un hueco junto a gente de mucha calidad. Cada año me gusta salir con los chicos en esta ruta hacia Dorleta. En la vuelta hacia Zaragoza muchos chicos nos daban las gracias por la organización, transmitiéndonos que han vivido una experiencia única y que habían disfrutado mucho cenando en uno de nuestros restaurantes tras la jornada del sábado. A esta experiencia única solo le ha faltado que los chicos pudieran pedalear junto a su ídolo, pero este año no ha podido ser”.

Comentarios